NOTICIASVIDEOJUEGOS

El valor de Sony experimenta una caída de 9.300 millones de euros después de los resultados financieros del último trimestre.

Por Nicolás Auger, Analista de Marketing y Publicidad Digital especializado en eSports y Videojuegos.

Los resultados económicos del último trimestre de Sony han generado una disminución en las previsiones de ventas y un descenso en los márgenes de negocio, provocando una pérdida de valor de aproximadamente 10.000 millones de dólares para la empresa.

La cadena de televisión CNBC informó la semana pasada que Sony registró una pérdida de alrededor de 10.000 millones de dólares (casi 9.300 millones de euros) tras dar a conocer los resultados financieros del último trimestre de 2023. Las acciones de la compañía experimentaron una caída de hasta un 8,4 % y finalmente cerraron con un descenso del 6,5 %.

Reducción en las proyecciones de ventas de PS5

En estos resultados, Sony ajustó a la baja las proyecciones de ventas de la consola PS5, pasando de 25 a 21 millones de unidades para el año fiscal 2023, que concluye el 31 de marzo de este año. Los analistas consultados por la cadena sugieren que la disminución en el valor de la empresa se debe también a una reducción en el margen operativo de negocios de videojuegos, cayendo al 6 % en comparación con el 9 % del mismo periodo del año anterior (entre septiembre y octubre).

Descenso en el margen operativo del departamento de videojuegos

Durante los últimos años de la PS4 y los dos primeros de la PS5 en el mercado, el margen operativo de Sony en el departamento de videojuegos alcanzó alrededor del 12 y el 13 %. Este descenso a la mitad en aproximadamente 3 años ha preocupado a algunos analistas. Explican que aunque los ingresos por ventas de juegos digitales y el servicio PS Plus han aumentado, esto no compensa la caída en el margen operativo, generando inquietud sobre la rentabilidad del negocio.

Cambios en la estrategia del departamento de videojuegos

Durante la presentación de los resultados económicos, Hiroki Totori, quién sucederá a Jim Ryan como director financiero de Sony tras su jubilación en abril, indicó algunos cambios en la gestión del departamento de videojuegos. Propuso llevar los videojuegos de Sony a otras plataformas para mejorar los beneficios y sugirió que los estudios propios de PlayStation deben modificar su enfoque en la inversión y planificación de desarrollos para optimizar resultados.