NOTICIASVIDEOJUEGOS

Xbox Game Pass encara un desafío crítico: La necesidad de títulos como GTA VI y CoD para su sostenibilidad

Por Nicolás Auger, Analista de Marketing y Publicidad Digital especializado en eSports y Videojuegos.

En los últimos días, el cierre de Tango Gameworks, Arkane Austin y Alpha Dog Games, junto con la integración de Roundhouse Games a ZeniMax Online Studios, ha sacudido el mundo de los videojuegos. ¿Quién es responsable de esta lamentable situación? Un exempleado de Microsoft ofrece una perspectiva contundente.

En una detallada reflexión compartida en su perfil de LinkedIn, Brad Hilderbrand, exlíder senior de relaciones públicas de Microsoft, atribuye la reciente clausura de los 4 estudios de Bethesda a dos factores críticos: Xbox Game Pass y la adquisición de Activision Blizzard.

Durante años, se ha debatido el impacto de Xbox Game Pass en los juegos que conforman su biblioteca. Si bien algunos estudios respaldan este modelo de negocio, argumentando que sus títulos alcanzan nuevas audiencias al unirse al servicio, otros sostienen que este sistema afecta negativamente el desempeño financiero de los juegos.

Estancamiento del crecimiento de Xbox Game Pass: Alerta de un exempleado de microsoft

Hilderbrand retoma este tema, explicando que la mayor paradoja del programa de Microsoft radica en que “todos los juegos lanzados en el servicio no logran cumplir sus objetivos de ventas”. ¿La razón? Básicamente, los jugadores prefieren pagar la suscripción y acceder a los juegos “gratuitamente” en lugar de adquirirlos a precio completo.

El exempleado señala que si bien los juegos debutan con un impulso inicial en el servicio, no logran mantenerse en la cima durante más de 1 o 2 meses. Además, destaca que el crecimiento de Xbox Game Pass se ha estancado.

La adquisición de estudios aumenta la presión financiera

El servicio de suscripción, afirma Hilderbrand, estaba en un buen momento en su apogeo, pero advierte que su crecimiento se ha desacelerado, lo que ha resultado en ingresos que no cumplen con las expectativas presupuestarias. Aquí es donde surge otro problema: la adquisición de estudios, especialmente Activision Blizzard.

El exempleado explica que los problemas inherentes al servicio de suscripción no importaban tanto hace 3 o 4 años, pero la dinámica cambió con las inversiones masivas en la adquisición de estudios externos. Ahora, los altos mandos esperan que Xbox “recupere esos $7000 MMDD o, al menos, reduzca los gastos al mínimo”.

La necesidad de títulos de alto perfil para impulsar el crecimiento

A pesar del impulso proporcionado por títulos como Palworld y Starfield, Hilderbrand advierte que estos no han estimulado un crecimiento suficiente. La solución propuesta es agregar al catálogo títulos de alto perfil, como Call of Duty. Sin embargo, esto conlleva el riesgo de sacrificar las ventas individuales de estos juegos en favor del servicio.

Según Hilderbrand, la estrategia correcta fue implementar Xbox Game Pass en su momento, pero a medida que el crecimiento de suscriptores alcanza su límite, los presupuestos de desarrollo de juegos siguen aumentando.

La única posibilidad: Integrar títulos influyentes como CoD o GTA VI

En una publicación de seguimiento, Hilderbrand reitera que Xbox Game Pass fue una estrategia acertada en su inicio, pero advierte sobre el crecimiento de los presupuestos de desarrollo. Afirma que la única opción externa viable es integrar todos los títulos más importantes del mundo al servicio, convirtiéndolo en una necesidad para los jugadores. Concluye que títulos como GTA VI son prácticamente imposibles de integrar en Game Pass, y que con Call of Duty, la situación es similar, ya que renunciar a los ingresos por ventas individuales resulta demasiado arriesgado.

Este análisis arroja luz sobre los desafíos que enfrenta Xbox Game Pass en su búsqueda de sostenibilidad y destaca la necesidad de integrar títulos de renombre para garantizar su crecimiento continuo.