NOTICIASVIDEOJUEGOS

Activision-Blizzard Resuelve Demanda de Discriminación Sexual Pagando Más de 50 Millones de Dólares

Por Nicolás Auger, Analista de Marketing y Publicidad Digital especializado en eSports y Videojuegos.

En julio de 2021, el estado de California demandó a la empresa responsable de títulos como Diablo, World of Warcraft y Overwatch tras una investigación de dos años que reveló prácticas discriminatorias en la contratación, condiciones laborales, salarios y oportunidades de ascenso. La demanda también detallaba casos de acoso sexual, especialmente en Blizzard, una de las divisiones de la compañía.

ABK acordó pagar 56 millones de dólares para cerrar la demanda, destinando 46,75 millones a un fondo para compensar a las demandantes que sufrieron discriminación salarial y 9,1 millones para cubrir costos legales.

El CCRD modificará su demanda para afirmar públicamente que no se ha probado en ningún tribunal o investigación independiente la existencia de acoso sexual sistémico en Activision-Blizzard. También negará las alegaciones de que los altos ejecutivos de la compañía ignoraron o toleraron una cultura de acoso, represalias o discriminación.

Un representante de Activision-Blizzard comunicó a VentureBeat: “Estamos satisfechos por haber llegado a un acuerdo con el Departamento de Derechos Civiles de California, según su comunicado de prensa. Reconocemos la importancia de los temas abordados en este acuerdo y nos comprometemos a cumplir plenamente con todas las nuevas obligaciones asumidas. Reafirmamos nuestro compromiso de asegurar políticas equitativas de compensación y promoción para todos nuestros empleados, incluyendo la inclusión de candidatos subrepresentados en nuestras prácticas de reclutamiento y retención”.

El comunicado también señala que el CCRD retirará sus reclamos anteriores de acoso generalizado en la empresa. Además, reconoce que no hay evidencia de que los ejecutivos senior toleraran una cultura de acoso.

Activision-Blizzard, actualmente parte de Microsoft tras su adquisición en octubre, inició el proceso de compra en enero de 2022, en un momento crítico para la compañía, que enfrentó múltiples demandas en 2021. En septiembre de ese año, cerró un acuerdo extrajudicial con la Comisión de Igualdad en las Oportunidades de Empleo de EE. UU. y en noviembre salió a la luz información que sugería que el CEO, Bobby Kotick, tenía conocimiento previo de las numerosas quejas internas por acoso y discriminación laboral.